domingo, 31 de julio de 2011

Perder el tiempo

"Estás al pedo", "Dejá de perder tiempo y ponete a estudiar/trabajar", etc... ¿Cuántas veces escuchamos o decimos frases así? Seguramente tantas que ni nos damos cuenta. Pero... ¿Qué es realmente perder el tiempo?

¿Acaso toda actividad que no se limite al estudio o al trabajo es "perder el tiempo"? ¿Acaso todo tiempo de vida que no se emplee en producir o capacitarse para producir está perdido? No creo que deba explicar por qué no estoy de acuerdo con esto. Igual lo voy a hacer porque sino no tiene gracia la entrada.


Muchísimos hechos y muchos grandes descubrimientos fueron realizados en tiempos de "ocio" (el mejor ejemplo que se me ocurre en este momento es la formulación de la Ley de la Gravedad por Newton, que supuestamente se encontraba descansando bajo un árbol cuando la caída de una manzana le disparó esa teoría en su cabeza, que de haber estado ocupado en otra cosa, quizá jamás hubiese formulado).

¿La vida no debería ser concebida como un disfrute y no un sufrimiento? ¿El tiempo "perdido" no debería ser todo aquel en el que se sufra? Parecen preguntas tontas, pero realmente creo que no tiene sentido alguno dedicarle más horas de tu vida al sufrimiento, mal humor, cansancio, stress y demás cosas que muchas veces implica trabajar, que a lo que llaman "hobbies" (tareas o disciplinas en las que probablemente la pasión de las personas sea más fácil de localizar que en un cubículo de una compañía). No estoy diciendo que no puede haber personas a las que les apasione su trabajo, pues de hecho las hay, y probablemente vivan mejor que aquellas personas que trabajan por obligación y no por gusto. A este último grupo me refiero.


Poniéndonos a pensar en aquellas "convenciones" o cosas "habituales" a las que nos encontramos acostumbrados, yo creo que podemos encontrar toda clase de cosas que analizadas carecen de toda lógica. Una de ellas, en mi opinión, es la de tener que pagar para cubrir necesidades tan básicas como comer. La comida no debería ser negociable y punto. Hay suficiente en todo el planeta como para andar cobrando por ella. Pero como esto se hizo "desde siempre", lo lógico es que hoy en día sea una verdad incuestionable para la gran mayoría de los humanos.

A la conclusión que intento llegar con el párrafo de acá arriba es la siguiente: El ser humano se encargó de arruinarse la vida a sí mismo. Se encargó de complicar las cosas, de crear reglas complejas. Se encargó de "filtrar" a la especie, llegando al punto tal de que muchísimas personas no tengan garantizada la supervivencia al nacer, cosa totalmente ilógica considerando que todos somos integrantes de una misma especie.

No sé como acabé hablando del hambre en el Mundo, pero el punto central es que "perder el tiempo" es hacer cosas que no querés y no que no debés. Perder el tiempo es limitarte tus propias posibilidades, tus sueños y tu propio conocimiento, en pos de "cumplir tu deber".






PD: Que tengan un buen retorno a las obligaciones :D

5 comentarios:

  1. Creo que voy perdiendo coherencia con el correr de las entradas...

    ResponderEliminar
  2. Entrada valiosísima. El 'saber perder el tiempo' es lo que da sentido a la vida. Y todos les debemos mucho a unos charlatanes que se la pasaban platicando sobre cuestiones sin fines prácticos:los griegos. Ellos, perdiendo el tiempo, inventaron la filosofía. Al respecto, no tienen desperdicio los artículos y ensayos publicados por Julián Marías sobre el 'Lujo Vital'; así llamaba él a esa predisposición de los pueblos latinos a perder el tiempo y consideraba esta actitud un valor que nos pone por encima de los sajones en cuanto a 'vivir la vida'. Saber perder el tiempo es dedicarse a las cosas que 'no traen cuenta', que no persiguen un fin utilitario, que se hacen voluntariamente y por puro placer y sólo persiguen el gozo y la felicidad. ¿Ejecutivo disfrutando de un altísimo nivel de vida en Tokio o Nueva York? ¿Industrial en San Pablo o Buenos Aires con un séquito para satisfacerlo?... Mejor, parroquiano disfrutando con sus amigos la picada y el vermouth en el bar del pueblo antes del asado o la pasta del domingo al mediodía.

    ResponderEliminar
  3. deja de estra al pedo escribiendo ganzada y ponete a laburar o estudiar.

    ResponderEliminar
  4. Hola Frajo, querido! Mirá, te cuento mi punto de vista en cuanto a lo de "tiempo perdido".
    Si abarcamos la totalidad de los contextos en los cuales se usa la palabra "perdido", noto que la palabra aduce a algo que no nos deja nada más que algo malo. Y todo ésto, en el caso del sufrir, vendría a ser como un polo opuesto. Dado que el sufrimiento precede un buen sentir, no queda otra cosa por decir que uno no gusta de sufrir, pero el camino al buen sentir quizá justifica el hecho de que no sufriremos por ésa misma causa en el futuro. Hago un parate aquí, solo porque el ser humano es un animal que descolla en las pasiones y poco en lo racional. Entonces el sufrir, en una minoría de las personas viene a ser, más allá del momento particular, algo que nos marca una experiencia que quizá nos eduque en cierto aspecto. Y el resto, quizá pise el mismo charco durante años sin darse cuenta que el lado positivo es más regocijante que el negativo.
    Humildemente.

    ResponderEliminar
  5. Muy cierto eso Tomi, ya dice una frase que "La experiencia es el nombre que damos a nuestros errores". Igual a lo que apuntaba en la entrada es a aquellas pérdidas de tiempo que hayan dejado su marca o no, se "exceden" en su duración, provocando sólo un exceso de sufrimiento (si es que existe una dósis recomendable).

    PD: Gracias por pasar! Te había respondido algo mucho más largo y armado pero se me borró.

    ResponderEliminar