jueves, 21 de junio de 2012

El tiempo

Ayer me acosté pensando en la sorprendente diferencia de velocidad temporal entre lo que son los días "rutinarios" del año, y los días en los que se sale de la rutina, por ejemplo al realizar un viaje vacacional. "Mejor así" dirán varios. Pero yo opino que es alarmante que la mayor parte del año tenga un ritmo tan acelerado que nos (o al menos, me) mueva por inercia a través del tiempo y el espacio.

Aún más alarmante y triste es cuando sucede lo contrario, es decir, cuando la mayor parte del año, por estar pendiente de sucesos futuros, transcurra en una agonizante lentitud. ¿Vale la pena sufrir ocho meses por disfrutar cuatro? El tiempo es uno de los bienes más preciados para el ser humano, y desear que pase velozmente constituye, en mi opinión, un acto de inconsciencia por parte de aquellos que tienen las posibilidades de elegir como disponer de él. 


Dentro del mismo tema, pero aparte: La medición del tiempo es objetiva por convención, pero dista bastante de representar el flujo temporal subjetivo de cada ser. Una hora de tiempo puede ser media para mí y dos para otro. El devenir temporal está determinado por muchos factores externos (comodidad, expectativas inmediatas, ambiente, etc) que son inobjetivables.

¿Existirá una mejor manera de medir el tiempo? ¿El modo de medición temporal empleado actualmente es totalmente inmodificable a esta altura de la historia? ¿Existe el tiempo?


PD: Este texto tiene menos forma que una nube, de todas formas espero haber expresado lo que quería.

2 comentarios:

  1. El mejor modo de aprovechar el tiempo es perdiéndolo.

    ResponderEliminar
  2. Tal cual. Para más información acerca de perder el tiempo:

    http://www.tengounblog.com.ar/2011/07/perder-el-tiempo.html

    Jaja

    ResponderEliminar